La parafina es uno de los mejores tratamientos para rejuvenecer manos y pies, aportándoles la hidratación que necesitan para volver a recuperar su juventud. Su técnica es muy sencilla ya que la parafina es una cera suave y húmeda que al calentarse y entrar en contacto con nuestra piel aumenta el flujo sanguíneo ayudando a devolver el agua que nos falta en las capas más profundas de la piel. La manera de sumergir en parafina nuestras manos y pies es de lo más sencillo y nos produce una sensación de calor agradable que nos relajará durante la actuación del producto. Notaremos los resultados en pocos minutos, manos y pies altamente hidratados.